Atrás

Antel Fest agitó la noche de Paysandú

13 octubre 2018
El Anfiteatro del río Uruguay recibió la 11ª edición del Antel Fest, el mayor evento de música nacional.

El 13 y 14 de octubre, la ciudad de Paysandú estuvo marcada por una variada muestra cultural, que trajo aparejado un movimiento distinto al habitual en la localidad.

El festival, que atrajo a público de diferentes edades y gustos musicales, fue transmitido en directo en HD por el canal Vera+­­­­­, haciendo posible que desde cualquier parte del mundo se pueda disfrutar de rock, folclore, murga, cumbia pop y mucho más.

Los preparativos
El montaje del escenario de 12x7 metros insumió cinco días de trabajo. Se trata de una estructura con doble fondo, tarimas móviles y dos pantallas de 5x3 metros. Estas características hacen posible que mientras un grupo está tocando, se pueda prepara el equipamiento del próximo conjunto musical. De esta manera, se favorece la fluidez de los shows, minimizando tiempos de espera.

La cabina de sonido es colocada a 40 metros del escenario, a la cual se le suma dos espacios elevados para la colocación de las cámaras de filmación. La producción de este tipo de festivales debe tener disponible alrededor de 40 micrófonos para los artistas y sus instrumentos, así como un completo juego de luces que pueden sumar más de 60 focos.

Cada banda elabora un “rider”, que son los requerimientos y necesidades técnicas que se precisan para llevar a cabo la actuación. Se especifican micrófonos que se prefieren para amplificar cada instrumento, detalles de la iluminación deseada, su colocación y programación.
Al tratarse de un evento que conjuga varios artistas, estos requerimientos son más flexibles dado que el escenario es compartido.
Los camerinos, ubicados detrás del escenario, se acondicionan también en base a las necesidades que los grupos previamente hacen conocer.

El inicio del evento estuvo a cargo de “Triada”, grupo oriundo del departamento de Durazno, de base rockera, incursiona en reggae, ska, mambo y murga.
Rafael y Maximiliano Fumero valoraron la importancia del festival y se mostraron felices porque “a raíz de esta participación hemos conseguido más fechas de presentaciones, en Sarandí Grande y Durazno”, comentaron.

La murga “Jardín del pueblo”, que tocó de locataria cumplió recientemente 34 años de vida,  los que estuvieron cargados de participaciones solidarias porque “estar cerca de la gente es una de las misiones de la murga”, afirmaron Pablo González y Diego Paulo.

“Sonido Cristal” hizo bailar al público al presentar un repertorio tropical de la mano de músicos de Salto, Paysandú, Fray Bentos y Montevideo. 

Más entrada la noche, le tocó el turno a Mario Silva, el legendario cantante tropical que sigue conquistando al público y fue recibido con gran algarabía.  Para él, “no hay secretos para mantenerse en la música. Mantuve la voz, el pelo y las ganas. Tratamos de hacerlo lo más dignamente posible”.

La banda “La Rikardo Gomez Pedroso” abrió el capítulo rockero local. Sus inicios se remontan al año 2002, luego de varios encuentros entre los saxofonistas Daniel Macedo y Reynaldo Pina, quienes convocaron a otros músicos para formar el grupo.
(La triple Nelson)

Fernando Pintos, integrante de “La triple Nelson” afirmó que arriba del escenario “la energía fue buenísima, se notó que la gente venía muy arriba con los otros shows”. Destacó que “lo interesante del Antel Fest es la conjunción de varios géneros, te ven personas que nunca te vieron; se cruzan los públicos y los músicos, eso es muy positivo”. 

El vocalista de “Buenos muchachos”, Pedro Dalton mencionó que el Antel Fest los trajo por segunda vez en el año a Paysandú, ambas experiencias con gran recibimiento. En cuanto a la variedad artística del evento, mencionó que “está de más presentarse con otros grupos, podemos convivir todos, como dijo Jorge Nasser en el lanzamiento del Antel Fest. Todos somos músicos y laburamos de esto”.

El final de la noche estuvo marcado por la presencia de “Toco para vos”. Ha logrado más de 132 millones de vistas en su canal de YouTube, y más de 42 millones de streams en Spotify, hizo bailar al público más joven que acompañaba a coro las canciones, a la vez que filmaba la actuación de la banda.

“La bruja del 72” fue la encargada de abrir la segunda jornada. Es una banda de rock, ska, reggae que explora en hip hop y cumbia.
“Sentimos una adrenalina tremenda, es la primera experiencia en un festival gigante. Más temprano no podíamos creer estar al lado de “El cuarteto de nos” haciendo la prueba de sonido. No queremos que termine más este día”, afirmaron Guillermo Amy y Eric Burgos, integrantes del grupo.

Con amplia trayectoria, pero también debutando en el Antel Fest, Malena Muyala trajo consigo el espíritu tanguero. La artista, que estará presente en la inauguración del Antel Arena consideró que el mismo “será un evento histórico, lo vamos a dimensionar cuando pasen muchos artistas por allí. Es una inyección de vitalidad y cultura para la zona”.

Francis Andreu destacó la calidez que se le brinda a los artistas en el interior del país, y por ello cree importante “el apoyo de las intendencias y empresas como Antel” que hacen posible estos encuentros. 

A la milonga de Jorge Nasser y la cumbia de “2 mujeres”, dúo de reciente creación que cuenta con la producción de Carlos “Bocha” Pintos, le sucedió un explosivo pogo de los ansiosos seguidores de “Cuatro pesos de propina”. 

Para su vocalista, Gastón Puentes, no es novedad la euforia de sus fans: “entre nosotros nos retroalimentanos”. Anunció que el lanzamiento de su nuevo trabajo discográfico, “La llama”, posiblemente esté pronto para fin de año.

El rap de “Dostrescinco” (premio Graffiti 2018 al mejor álbum de Hip Hop), dio paso al plato fuerte de la noche y broche perfecto del Antel Fest: “El cuarteto de nos”. Agite, pogo, canto y delirio en un colmado anfiteatro al pie del río Uruguay.