Antel, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), realizaron la “Semana de la Innovación en América 2019”.

Esta primera edición tuvo lugar del 5 al 8 de agosto en el Complejo Torre de las Telecomunicaciones.
El tema principal fue las “Comunidades rurales inteligentes – Innovación en las TIC y la producción agrícola responsable y sostenible”. 

El evento, de carácter regional, contó con la participación de expertos de diferentes países, jóvenes emprendedores y representantes del sector académico. 

Hubo presentaciones de los especialistas invitados, sesiones de intercambio, exposición de nuevas tecnologías aplicadas a la producción agrícola responsable y sostenible, entre otras actividades.

La ceremonia de apertura estuvo a cargo de la subsecretaria de Industria, Energía y Minería, Ing. Agr. Olga Otegui; el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Dr. Alberto Castelar; el Presidente de Antel, Ing. Andrés Tolosa; el Director del Sector de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones –UIT-R, Ing. Mario Maniewicz; el Oficial a Cargo, Representante de FAO Uruguay, Vicente Plata y el Jefe de la Unidad de Innovación y Nuevas Tecnologías de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la Cepal, Sebastián Rovira.

Apertura

El Ing. Tolosa señaló que “las telecomunicaciones en el mundo tienen una presencia con mayor relevancia en todas las actividades y eso hace que tengamos más presente el impacto de las mismas en las distintas verticales de los negocios a en el mundo”. Destacó particularmente la presencia de Maniewicz quien trabajó en Antel hace 30 años como Jefe de Capacitación, y afirmó que “tener a un uruguayo en esa posición tan destacada en la UIT es un orgullo, para todos”.

Maniewicz, agradeció las palabras de Tolosa hacia su persona. En 30 años dedicados a la UIT, “siempre tuve el apoyo de autoridades y ex colegas de Antel, luego de Ursec y Dinatel”, dijo. 
 
“Durante la semana discutiremos las tendencias crecientes de adoptar nuevas tecnologías para una producción agrícola responsable, eficiente y sostenible y analizaremos las mejores formas de prepararnos para su despliegue”, indicó. 

Asimismo, consideró que “hoy más que nunca, debemos adaptarnos a la transformación digital que alcanza al sector agrícola y que afectará de manera creciente a los servicios, a los procesos y a la forma que el hombre interactúa con la naturaleza”. Insistió en que se debe considerar que además de garantizar una infraestructura de comunicaciones segura y confiable, “es imperioso brindar acceso y prestaciones asequibles en lo que respecta a los servicios digitales. La próxima generación de servicios móviles, conocida como 5G, junto a la inteligencia artificial y Big Data, es una promesa de transformación esencial en las relaciones humanas, las relaciones del hombre y su entorno y las relaciones entre las cosas mismas, mediante las aplicaciones del Internet de las Cosas (IoT)”.

Cerrar la brecha digital
Vicente Plata señaló que “en la actualidad la demanda en la producción de alimentos está incrementándose a nivel global, por lo que el rol de la innovación es crucial. Se espera que las nuevas tecnologías como 5G, la inteligencia artificial, la IoT, etc. lleguen a los sectores rurales y agrícolas al igual que a las otras industrias, aunque la velocidad con que llegan no es la misma en todos, por lo tanto hay que cerrar la brecha digital”. 

El evento busca potenciar la existencia de comunidades rurales inteligentes. Es “el puntapié inicial, de un ecosistema de innovación estratégico para los fines que nos hemos trazado en América latina y el Caribe”, concluyó.

“Pasar del internet del consumo al de la producción”
Sebastián Rovira planteó que hay que pensar “cómo América Latina - países en transición al desarrollo- se empieza a insertar en este mundo digital y detectar las brechas, para dotar a nuestro campo de otra dinámica y de otras posibilidades que tenemos hacia adelante. Ojalá que al final de la semana tengamos más claro de cómo pasar del internet del consumo al internet de la producción”. 

Tecnología en clave de producción
El subsecretario del Mgap aseguró que “va a haber que trabajar mucho para que las comunidades rurales puedan constituirse en comunidades inteligentes y que adopten esta tecnología, la cual está disponible en prácticamente todo el territorio nacional”. 

“Tenemos que ver y discutir que la tecnología sea adoptada en clave de producción y que la misma llegue a las manos que debe llegar”, enfatizó. 

Innovación global
La subsecretaria del Miem dijo que “debe existir un despegue para que las tecnologías de la información se puedan concretar en un sistema productivo agropecuario, que es muy relevante para el país”. 

“La innovación es estratégica, no solamente en aspectos tecnológicos e informáticos; va más allá de la tecnología y debe estar reflejada en infraestructura, logística y gobernanza”.

“Cada vez tenemos desafíos más acelerados y demandantes de respuestas a un cambio tecnológico diario y que necesitamos que se concreten en ideas y pasen a proyectos, eso es parte de la innovación que queremos”, finalizó Otegui.

 

“Enfoques técnicos y regulatorios hacia la conectividad rural” 
Entre los expositores, se destacó la ponencia del uruguayo Mario Maniewicz, quien disertó tras la sesión inaugural, sobre “Enfoques técnicos y regulatorios hacia la conectividad rural”.

El mandato de la UIT, es traer conectividad a todas las áreas del planeta y que la misma sea asequible para que todos los ciudadanos puedan beneficiarse. 

“En el mundo ha habido un avance enorme de las telecomunicaciones y del acceso a internet, no obstante la mitad de la población mundial no tiene acceso a la misma”, sostuvo. 

“Desde el punto de vista de la conectividad es un desafío que no está en las zonas urbanas, sino en las rurales y remotas. Los sistemas básicos de telecomunicaciones están concebidos para un entorno urbano, para cuando no hay problema de energía, ni acceso ni transporte, etc. Los desafíos no son solamente técnicos, son regulatorios y también sociales”, indicó. 

“Algo fundamental es cambiar el concepto de subasta de banda de frecuencia, importa tener la mayor cobertura posible. Si queremos privilegiar la cobertura de las áreas rurales privilegiemos la asignación de las frecuencias bajas”, remarcó. 

La tecnología 5G va a potenciar todo esto, “no solamente es más capacidad y velocidad, también es el uso masivo del IoT, conectar objetos entre sí y objetos con gente. Podemos tener los sensores en las áreas rurales para medir la cantidad de fertilizante que necesita un terreno, la cantidad de agua, el clima, etc. aspectos que la agricultura sustentable requiere de una forma más eficiente”, subrayó.

Ceremonia de clausura
Luego de dos intensas jornadas de exposiciones, el martes 6 se realizó la ceremonia de clausura con la presencia del Presidente de Antel, Ing. Andrés Tolosa; el Subgerente General de Estrategia de Negocios de la empresa, Ing. Oscar Zagarzazú; el Director Regional de la UIT, Bruno Ramos; los representantes de FAO Uruguay, Vicente Plata, y de la Cepal, Sebastián Rovira.

Todos coincidieron en señalar lo provechoso del encuentro donde se dieron a conocer las diferentes realidades de los países latinoamericanos y las experiencias que se encuentran en marcha vinculadas a la tecnología y el medio rural.

Tolosa trasladó a los presentes el saludo del Ministro de Industria, Energía y Minería, Ing. Guillermo Moncecchi. Valoró “muy positivamente” el evento, en tanto “aportó a la discusión de distintos temas en forma importante” y sus participantes “se llevan enseñanzas, inquietudes y, tal vez, algunas dudas más de las que traían”. 

Señaló que las realidades de nuestros países “son muy diferentes”. “Uruguay tiene pocos accidentes geográficos. Además de ser pequeño, eso hace que sea fácilmente alcanzable en los distintos puntos del territorio. Aun así, tenemos zonas donde la tecnología y las telecomunicaciones no llegan de la mejor manera y nosotros como Antel sentimos la obligación de responder y seguir trabajando para llegar a esos lugares”. 

A su entender, “es un deber como empresa de telecomunicaciones pública brindar la última tecnología a todos, así estén en la ciudad o en el campo”.

Oportunidad para el sector rural
El Ing. Oscar Zagarzazú aseguró que la “penillanura” que distingue al territorio uruguayo “facilita” el despliegue de la tecnología. “Si bien no llegamos a todos, nuestra cobertura móvil está en el 91% a nivel geográfico y en el 99,8% a nivel poblacional”. Respecto a LTE, la cobertura alcanza el 65% y se continúa trabajando.

A nivel mundial, todas las industrias viven una transformación digital. “La comunidad rural no es ajena a ese cambio” y tiene allí una oportunidad.

Desde el punto de vista de las telecomunicaciones, Antel no solo da conectividad sino también, a través del Data Center, brinda plataformas para IoT, Big Data e inteligencia artificial. Con esta base, “y trabajando en conjunto con empresas que conocen el negocio”, Antel busca atender las necesidades del medio rural.

No dejar a nadie atrás
Tras las jornadas de trabajo, el representante de la FAO aseguró que en esta cuarta revolución industrial se necesitan productores preparados y gobiernos que promuevan la tecnología. “El desafío es integrar a las personas que viven fuera de las ciudades a la tecnología”. Invitó a “trabajar en red” para “no dejar a nadie atrás”.

Agricultura responsable y sostenible

El Director Regional de la UIT, Bruno Ramos, agradeció a Antel por ser anfitrión de esta primera semana de la innovación, en un trabajo que continuará año tras año. La próxima edición será en Chile, en mayo de 2020.

“Es el inicio de un proceso de trabajo mancomunado de la región para el uso de las nuevas tecnologías en pos de una agricultura responsable y sostenible”, afirmó.

Entender necesidades
Finalmente, el representante de Cepal alertó sobre una realidad preocupante: el 85% de los latinoamericanos viven en ciudades. Entonces, el desafío es cómo repoblar el campo, cómo la tecnología puede ayudar en esto y cómo se le agrega valor a la cadena de producción.

“Es importante que el sector desarrollador pueda ayudar a un sector particular como el rural. Para eso debe entender sus necesidades y trabajar en grupos multidisciplinarios”, subrayó.

Cierre folclórico
El cierre de la actividad estuvo a cargo del Ballet Folclórico del Sodre, que exhibió a los presentes las mejores tradiciones de la danza típica del interior uruguayo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




21 de enero de 2020